Diario de la Ciudad - Con calzones al Metro
Inicio | Noticias | CDMX | Con calzones al Metro

Con calzones al Metro

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Integrantes de Flashmob México. Integrantes de Flashmob México.

La mayoría de los pasajeros del transporte público en paños menores eran jóvenes

Al grito de “¡trusa, tanga, calzón! ¡trusa, tanga, calzón! ¡qué todos viajen sin pantalón!” miles de jóvenes invadieron ayer andenes y vagones del Metro como parte del suceso simultaneo en más de 50 países.

A  mediodía  Y en grupos de 12 integrantes, los participantes del suceso abordaron diversos convoyes del Metro para dirigirse a Revolución, en donde la vestimenta no era más que shorts, bóxers, trusas, cacheteras, pantaletas, tangas y hasta pañales.

Todo inició en la Estela de Luz, en donde los participantes abordaron el subterráneo en un viaje extraordinario, largo, a “pantalón quitado”.

La ruta marcada fue de Chapultepec-Tacubaya, transbordar a la Línea 7 rumbo a Mixcoac. De ahí, sobre la Línea 12 a Zapata y ahí a la Línea verde hasta Hidalgo para transbordar a la Línea 2 y llegar a Revolución.

Miradas y fotos fueron las testigos de tan inesperado hecho , incluyendo las de policías auxiliares que documentaron cada reacción de los usuarios en sus respectivos teléfonos celulares.

No hubo incidentes. “Está a todo dar. Yo nomás vine a echarme unos tacos de ojo”, comentó un pasajero en Mixcoac. “Me parece muy bien, no me ofende para nada, qué bueno que los jóvenes se liberen de esa forma”, mencionó la señora Ana María, de 82 años, quien se encontró la movilización en Tacubaya.

En la Línea 1, justo antes de subir a uno de los trenes, los manifestantes se encontraron con un grupo de personas que entonaban alabanzas cristianas, y cuando se percataron de los viajeros sin pantalones, uno de ellos expresó que daban una mala imagen a la Ciudad.

“Me dio un poco de pudor, fui la primera del grupo y me dio pena quitarme los pantalones”, explicó Gaby a su llegada al Monumento a la Revolución, quien comenzó a dejar los nervios cuando se cerraron las puertas del tren en Chapultepec.

“Mañana en la escuela voy a decir que me quité los pantalones”, expresó un pequeño de unos 5 años, quien con otras 2 mil 400 personas formaron parte de la tercera edición de este movimiento.

El saldo fue “de colores”: calzones grises, pantis blancas, trusas azules con la “S” de Supermán, pantaletas de encaje negro, cacheteras azules y rosas, tangas negras, bóxers rojos, negros, shorts verdes y pijamas rojas.

“Se trata de demostrar que podemos trabajar en equipo”, explicó Salomón Soloveichik, integrante de Flashmob México, quien agregó que los participantes tenían la indicación de que si pasajeros les preguntaban por qué se habían quitado los pantalones, debían contestar que les había dado calor.

Algunas personas se unieron al Flashmob ya en el trayecto, como Lesly, quien lo hizo en Balderas. “Se supone que me voy a ver con mi hermana, la estaba buscando, pero como no la encontré, ya me quité los pantalones”, compartió.

Con información de El Mañana.

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

0