Día Mundial sin Tabaco

En el marco del Día Mundial sin Tabaco organizaciones sociales presentaron en conferencia de prensa virtual la XV Evaluación de la Sociedad Civil de Políticas para el Control del Tabaco, que refiere la situación del tabaquismo en México y la aplicación de las políticas públicas en la materia, que juegan papel fundamental en medio de la pandemia.

Erick Antonio Ochoa, Director de Salud Justa Mx, habló sobre la relación del tabaquismo con el COVID-19. “…Este año el control del tabaco enfrenta un reto adicional: un virus peligroso y mortal, que ataca a los pulmones, cuyo agente causal es el SARS-CoV-2, ha infectado globalmente a más de 5.5 millones de personas y se ha cobrado la vida de más de 350 mil personas. Al impacto del tabaquismo, que mata más de 8 millones de personas cada año en todo el mundo, se suma un virus que toma ventaja en los adultos mayores, personas que padecen hipertensión, diabetes, obesidad, sobrepeso, y por qué no, personas con adicción a la nicotina”.

“El tabaquismo es un factor de riesgo importante y puede marcar diferencia en la gravedad de los síntomas o en las consecuencias fatales por COVID-19: en China 12.4% de los fumadores murieron, fueron admitidos a unidades de terapia intensiva o requirieron ventilación mecánica, en comparación con 4.7% de los no fumadores. De las personas que presentaron síntomas graves, 21.2% eran fumadores, en oposición a los 14.5% de los no fumadores”, añadió Erick Antonio.

Sobre las políticas públicas para reducir el tabaquismo en México, la Dra. Belén Sáenz de Miera, Académica de la Universidad Autónoma de Baja California Sur e Investigadora de Salud Justa Mxmencionó: “El ajuste del impuesto especial al tabaco vigente desde enero fue, sin duda, un avance sustancial, pero las autoridades deben considerar incrementarlo. En el corto plazo eso generaría recursos que en este momento son muy necesarios, pero aún más importante, evitaría cuantiosas muertes prematuras al desincentivar el consumo y promover la cesación. Estamos hablando de un impuesto que salva vidas”.

Eduardo del Castillo, Director de CODICE expuso la necesidad de aplicar medidas que regulen los cigarros electrónicos en todo el país ya que también afectan la salud. “El cigarro electrónico y cualquier dispositivo de consumo de nicotina, han sido sometidos a una muy estricta regulación en Yucatán Aguascalientes y Chiapas, estados que recién en el semestre pasado aprobaron leyes locales 100% libres de humo de tabaco en todo espacio cerrado público y de trabajo. Con ello, más del 53% de la población del país, es decir el equivalente a 64 millones de personas ya está protegida fuertemente ante los productos de tabaco y de nicotina, en cualquiera de sus modalidades”.

Al respecto Juan Núñez Guadarrama, Coordinador de la Coalición México SaludHable resaltó “Regulemos verdaderamente los nuevos dispositivos, pero como parte integral de una reforma completa a la Ley General para el Control del Tabaco. Eso se debe y se puede”. Añadió“Podrán hacerlo un gobierno y una sociedad que comprendan a cabalidad lo que está sucediendo en la vida de todos con la pandemia del SARS Co-V-2, que decidan actuar como pocas veces sucede, juntos, para entender que la salud es el bien esencial que nos permite ser como Nación, ser de ésta. La salud no puede seguir siendo asunto político de segunda división”.

Por su parte, Adriana Rocha, Directora de Sociedad Civil de Polithink, dijo “El tabaco comienza a matar desde antes de ser consumido. Si al daño a la salud sumáramos el impacto ambiental y social de la producción, sería aún más claro que el tabaco es un producto letal”. El impacto del tabaquismo es mayor en los deciles más bajos de la población ya que dedican mayor parte de su ingreso a la compra de tabaco desplazando gastos esenciales como educación o alimentación. Y tal situación se acentúa en tiempos de crisis, como la que vivimos a causa del coronavirus”, agregó.

Para concluir, Erick Antonio Ochoa urgió al gobierno a implementar políticas para el control del tabaco “Nuestro país debe acelerar su proceso de fortalecimiento de las políticas públicas para el control del tabaco. A la urgente reforma integral a la Ley General para el Control del Tabaco, con ambientes libres de humo en todo el país, prohibición total de publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco, empaquetado genérico y prohibición de saborizantes y aditivos, se debe sumar una discusión seria para aumentar los impuestos a productos de tabaco. Ambas propuestas ya han sido presentadas en el Congreso. Se requiere que las comisiones dictaminadoras y la Junta de Coordinación Política en ambas cámaras actúen con celeridad, para corregir un rumbo perdido desde 2008, apenas salvado por las reformas que merecen un reconocimiento global”

Acerca redaccion

También te puede interesar

13 colonias se integran al programa de atención prioritaria por COVID-19

El Gobierno capitalino informó que a partir de este lunes se incorporaron 13 nuevas colonias …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *