Mariachis preservan música tradicional mexicana aún con adversidades

Emblema y orgullo de México al interior del país y en el ámbito mundial, el mariachi es símbolo de identidad, fiesta y sonidos que exaltan las más variadas emociones. Pese a su prestigio, la mayoría de quienes conforman las agrupaciones carecen de protección laboral, además que este género musical requiere mayor difusión, asegura el profesor de la Facultad de Música (FaM) de la UNAM, Camilo Camacho Jurado.

“La música de mariachi que llega a los grandes espectáculos, las disqueras y la radio, se concentra en menos de 30 agrupaciones muy prestigiadas y conocidas, pero la mayoría de los mariachis padecen condiciones laborales difíciles, como no tener protección social ni contratos suficientes”, refiere.
 
Las “tocadas” varían según la fama del grupo y la cantidad de integrantes. En promedio, Camacho Jurado calcula -de acuerdo con su experiencia como intérprete de violín- que una hora de este tipo de música se cobra de tres mil a cuatro mil pesos.

Al respecto, la estudiante de la FaM e integrante del grupo “Sonalli”, Amalia Aguirre Rojas, añade que en ocasiones puede disminuir hasta 500 pesos debido a la necesidad económica de sus elementos.

La pandemia ha golpeado fuertemente a este sector, el cual ha reducido su trabajo hasta en 50% en los últimos dos años, cuando comenzaron las restricciones sanitarias, destaca Camacho Jurado a propósito del Día Internacional del Mariachi, que se celebra el 21 de enero.

Aguirre Rojas enfatiza: “en algunos lugares se nos impide cantar, mientras que en otros nos hemos adaptado a usar cubrebocas y careta, y que solamente carezca de las protecciones quien canta”.

Reconocido a partir de 2011 en Bali, Indonesia, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), este nombramiento resulta benéfico para la industria turística; en cambio, los músicos no reciben ningún beneficio, precisa Camacho Jurado.

De acuerdo con la página electrónica de la Secretaría de Cultura del gobierno federal, la UNESCO calificó la interpretación con mariachi como “una música tradicional y un elemento fundamental de la cultura mexicana, a través de la cual se transmiten valores, patrimonio, historia y diferentes lenguas indígenas”. También reconoció las composiciones, al mariachi, su vestimenta y accesorios, como “ícono mundial” y un “orgullo nacional”.

Te puede interesar…

Recuperación del género

Camilo Camacho Jurado es musicólogo y profesor de la FaM. Además del violín, toca vihuela, jarana y otros instrumentos autóctonos. El docente de la Licenciatura en Etnomusicología explica que el mariachi tiene dos vertientes: el tradicional y el moderno.

El tradicional es solamente con cuerdas, tiene gran variedad de estilos y sigue la oralidad; es decir, la tradición oral de los pueblos de generación en generación. Está integrado a la fiesta de una comunidad y es quien toca para amenizar y que la gente baile sones, fandangos y otros estilos. En él participan los integrantes quienes cantan y tocan.

En cambio, el moderno es académico, sus músicos leen notas e integra las trompetas y, a veces, otros instrumentos. Privilegia la voz de uno o varios cantantes y no se utiliza para bailar, solo para escuchar y cantar. A diferencia de la variedad del tradicional, tiene un estilo homogéneo de géneros: va de las rancheras y los boleros, a la canción romántica.

Es fundamental el sombrero, moño y traje de charro con botonadura de plata, que en el tradicional se sustituye con ropa de manta, sombreros y a veces ropa típica.

Hay varias iniciativas que trabajamos para el rescate de la música del mariachi tradicional, y comienza a tener interés entre los jóvenes pobladores. Varios de sus integrantes son campesinos, albañiles o tienen diversos oficios, mientras que los del moderno, en general, son músicos profesionales, aclara el etnomusicólogo.

Desde hace unos 20 años existe una recuperación de este género y los jóvenes en diversas regiones están interesados en conservar el variado repertorio”, asevera Camacho Jurado.

Sinónimo de hombría

Ser mujer en una agrupación de mariachis tiene dificultades, pues el traje de charro se identifica tradicionalmente con la hombría, con quien canta fuerte. Y aunque ellas incursionan hace décadas como cantantes y luego instrumentistas, falta mayor inclusión, estima Amalia Aguirre Rojas, quien estudió la licenciatura en Educación Musical en la FaM para ser maestra de esa disciplina, y actualmente cursa Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de esta casa de estudios.

Específicamente como miembro del mariachi resulta ser un poco difícil, porque aunque ya la mujer figura como algo importante que aporta cada vez más, aún sigue siendo un tabú que las mujeres estén en ellos, sobre todo al tocar instrumentos o ser cantantes”, abunda.

Como diversos intérpretes de ese género, Aguirre Rojas (conocida en el ambiente artístico como Ami Rojas) proviene de una familia de músicos, a partir de su bisabuelo, quien también fue mariachi.

Diversos conjuntos –prosigue– funcionan con linajes familiares, donde aprenden el oficio aunque no tengan estudios profesionales. “Hoy existen agrupaciones donde los más jóvenes, incluso adolescentes, están sustituyendo a los mayores, y vemos entre los grupos musicales más jóvenes interesados en el género”.

Entre cantantes famosos se conservan los linajes, como es el caso de Alejandro, hijo de Vicente Fernández, o Ángela Aguilar, hija de Pepe y nieta de Antonio Aguilar, ejemplifica la universitaria.

La difusión de la música tradicional mexicana en las plataformas digitales ayuda a difundirla en las nuevas generaciones, aunque falta mayor promoción en medios masivos de comunicación, para que no se dediquen prioritariamente a promover música norteña y de banda.

Para impulsar el mariachi y los sones jarochos y huastecos, Ami Rojas forma parte del grupo “Sonalli”, donde toca el violín y canta. Enfundada en su traje de charra, ha realizado giras en España, Portugal, Italia, Francia, Alemania y Polonia, donde llevar el mariachi es llevar “un pedacito de México” que emociona y alegra.

El grupo se dedica a la interpretación y a la investigación de la música tradicional de nuestro país. Sobre el futuro de ésta, considera que continuará por el enorme arraigo e identidad que tiene entre los mexicanos y la excelente aceptación en el extranjero. La artista evalúa como positivo los esfuerzos de algunos músicos de renombre quienes incluyen el mariachi en la música comercial.

Para Camilo Camacho es favorable el interés de numerosas comunidades del país por recuperar la música tradicional; sin embargo, destaca la necesidad de darle mayor difusión.

DZ

Para saber más…

Acerca redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

La Filarmónica de la ciudad continúa con su ciclo “Miradas a nuestro acervo”

En el tercer programa de su Temporada de Conciertos 2022, este fin de semana la Orquesta Filarmónica …